Algunos tipos de cuentos tradicionales son los cuentos populares, las leyendas, los relatos épicos y los mitos. Los cuentos populares están más allá del tiempo y del espacio, los protagonistas suelen ser personajes bien conocidos en el entorno. Los cuentos de hadas, por ejemplo, entrarían dentro de esta categoría con la salvedad de que los cuentos de hadas suelen incluir un elemento mágico. Las leyendas son historias documentadas que tuvieron lugar en un determinado lugar, a menudo en el pasado distante y que incluyen algún elemento divino. Los protagonistas en los mitos son los dioses y a menudo están relacionados con la creación del universo, que obviamente tiene lugar antes de la aparición del ser humano. Los cuentistas a menudo sacan a relucir sentimientos míticos en la audiencia y en los personajes a partir de hechos y experiencias cotidianas.

Estas categorías (o géneros) literarios aparecieron en la antigua Grecia, y fueron incorporadas a las culturas europea y americana mientras que otras culturas adoptaron otras categorías literarias, por lo que para fomentar la inclusión, siempre resulta recomendable informarse de cuáles son las categorías concretas dentro de la cultura en cuestión en vez de imponer las propias. Siempre resulta beneficioso inventar o desarrollar teorías propias sobre cómo debe ser un cuento.

Contamos con dos herramientas para contar cuentos, a saber: la personificación y el antropomorfismo. Ambos procesos implican la proyección de rasgos humanos sobre otras cosas y animales.

La personificación es la atribución de características y cualidades humanas, tales como pensamientos, emociones, deseos, sensaciones, gestos físicos o la capacidad de hablar, a objetos inanimados e ideas abstractas. Los humanos tienden a percibir características humanas o divinas en objetos inanimados, por poner un ejemplo suelen poner nombres a los coches o ruegan a las máquinas que funcionen.

El antropomorfismo es atribuir características y cualidades humanas, como pensamientos, emociones, deseos, sensaciones, gestos físicos o la capacidad de hablar a otros animales, seres no humanos y fenómenos naturales (como las tormentas). De hecho, el término deriva de los conceptos griegos anthropos (humano) y morph (forma).

Otra manera de contar cuentos es proyectar aspectos de la cultura actual en sucesos anteriores.

Paula Lara Domínguez

Docente y traductora 

paulalaradominguez@gmail.com

(+34) 655301305

laratranslations.webnode.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s