La socialización del sujeto tiene dos caminos: adaptación al mundo de los demás y autonomía frente al entorno que le rodea y necesidades cotidianas. A través de esta área de desarrollo, el niño podrá conocer y afrontar sus miedos y relacionarse con los demás.

A los dos años ya es capaz de realizar ciertas actividades diarias respecto a la alimentación, vestimenta, higiene, desplazamientos y sociabilidad:

  • Masticar antes de tragar, beber en un vaso, utilizar la cuchara para comer.
  • Se quita las zapatillas conscientemente, sabe cerrar y abrir una cremallera, ayuda a vestirse y desvestirse.
  • Colabora en el lavado y peinado, comienza a controlar las necesidades biológicas-
  • Anda solo, abre y cierra puertas, cajones, juega al lado de otros niños (sólo contacto físico), es capaz de reconocerse en el espejo, demuestra cariño o reserva ante los demás(familia y desconocidos, respectivamente), obedece órdenes simples, comprende la relación madre-hijo.

A los tres años, algunas de las actividades en las que progresan son:

  • Comienza a usar el tenedor, come solo y puede servirse agua de una jarra.
  • Desata el nudo de las zapatillas, se desviste y viste sin ayuda (no se abrocha).
  • Se seca las manos, pide ir al servicio cuando tiene necesidad.
  • Sube escaleras solo, evita el peligro, puede ordenar sus cosas, sabe que es un apersona y quiere agradar a los demás, usa palabras para expresar sentimientos, entiende expresiones emocionales de los otros.

Con cuatro años, algunos de sus logros más importantes son:

  • Utiliza solo el tenedor, bebe con pajita, ayuda a poner la mesa, es capaz de elegir su plato.
  • Se pone cada zapatilla en su pie correspondiente, se viste solo y sin ayuda, es capaz de abrocharse.
  • Se lava y seca las manos solo, ya controla bien los esfínteres, no ensucia la cama, casi no necesita ayuda cuando va al baño, sabe lavarse los dientes y peinarse sin ayuda.
  • Sube y baja las escaleras solo, se distrae solo, hace comentarios, le gusta jugar en grupos pequeños, comparte sus juguetes, es muy hablador, no distingue entre verdad y fábula.

A los cinco años ya goza de independencia y de la facultad de bastarse a sí mismo: en casa puede confiarse en él, da poco trabajo para ir al baño, es protector ante niños más pequeños, sabe decir su nombre y dirección, el grupo de juego se amplía hasta 5 niños, le gusta ir de excursión y disfrazarse, desarrolla el sentido de la vergüenza.

Fuente: Apuntes del curso de cuenta cuentos de Euroinnova

Paula Lara Domínguez

Docente y traductora 

paulalaradominguez@gmail.com

(+34) 655301305

laratranslations.webnode.es

Anuncios

Un comentario en “Proceso de socialización en los niños

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s