En El criterio moral en el niño, Piaget (1932) hablaba de las sanciones, término que el traductor al inglés tradujo desgraciadamente por castigos. En este libro Piaget afirmaba que los adultos emplean sanciones para hacer que los niños se comporten de determinadas maneras y que, en la vida, es normalmente imposible evitar las sanciones como cuando, por ejemplo, no queremos que los niños toquen los mandos del televisor o del tocadiscos. Así pues, si bien reconocía el carácter inevitable de las sanciones (y, en este sentido, coincidía con los conductistas), también insistía en que las sanciones tienen el efecto de prolongar la heteronomía de los niños impidiendo el desarrollo de su autonomía. Como se recordará, la palabra autonomía es un término político que significa gobernarse a sí mismo. Por el contrario, la heteronomía significa ser gobernado por alguien más. La heteronomía puede observarse en el ejemplo del niño de siete años de edad que responde “No” a la pregunta “¿Es malo decir mentiras si no te castigan?” La autonomía puede verse en el ejemplo del niño de 12 años que decía: “A veces, es casi necesario decir mentiras a un apersona mayor, pero mentir a otro niño no tiene perdón”. Las personas autónomas tienen sus propios criterios para juzgar qué está bien y qué está mal, y sus juicios no se basan en que puedan ser castigados o no.

Podemos limitar las sanciones a su vertiente positiva y ejercer la recompensa sin castigo y la aprobación en vez de la reprobación. Sin embargo, todo el poder de las sanciones positivas sólo puede conducir a prolongar la heteronomía de los niños. Las sanciones explican por qué la gran parte del comportamiento de la gente puede controlarse en gran medida, pero no pueden explicar el comportamiento valeroso de las personas autónomas que rehúsan transigir con el sistema de recompensas y defienden lo que consideran moralmente correcto.

El conductismo puede explicar la heteronomía, pero la autonomía sólo puede ser explicada por una teoría de mayor alcance.

Fuente: Juegos colectivos en la primera enseñanza, Constance Kamii y Rheta DeVries

Recordad, podéis comprar mis libros en la Casa del Libro o en la editorial Lapizcero

http://www.lapizceroediciones.es

http://www.casadellibro.com/libro-el-patito-valiente-edicion-bilingue-espanol-ingles/9788492830992/2347068

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s