Nuestro conocimiento se organiza en torno a dos marcos de referencia: un marco lógico-aritmético y un marco espaciotemporal Cuando Piaget habla del marco lógico-matemático amalgama los dos marcos de referencia (la matemática incluye la geometría, que surge del marco espaciotemporal). Antes se ha dicho que hace falta un esquema de clasificación (parte del marco lógico-aritmético) para reconocer cada uno de los objetos del entorno. Los objetos existen en el espacio y en el tiempo y necesitamos un marco de referencia espaciotemporal para situar los objetos y los acontecimientos en el espacio y en el tiempo. Por ejemplo, no podríamos comprender datos empíricos como el Mar Mediterráneo, la Revolución Francesa y el movimiento de un péndulo sin una organización del espacio y del tiempo en la mente. Si bien el marco espaciotemporal nos posibilita la comprensión de determinados aspectos o hechos empíricos, el marco lógico-aritmético también es necesario para esta comprensión. Por ejemplo, las mismas ideas de mar, revolución o péndulo serían imposibles sin una organización lógico-aritmética. Puesto que los marcos lógico-aritmético y espaciotemporal no puede reducirse el uno al otro, Piaget afirma que nuestro conocimiento se organiza en torno a estos marcos de referencia.

Aunque muchos racionalistas afirmaron que ciertas ideas como el espacio, el tiempo, la causalidad y el número son innatas, Piaget demostró que los marcos de referencia lógico-aritmético y espacio-temporal son construidos por cada niño. Ya se ha hecho mención de la construcción del primero en el ejemplo del esquema de clasificación que construye el niño a medida que va aprendiendo sobre todos los objetos de su entorno, como la distinción entre canica y cualquier otro tipo de objeto y entre perro y cualquier otro tipo de animal. También se ha mostrado que este esquema de clasificación evoluciona hacia una organización jerárquica a medida que el niño coordina relaciones parte-todo basadas en las similitudes y las diferencias que observa en los objetos.

El niño crea los marcos de referencia lógico-aritmético y espacio-temporal mediante la abstracción reflexionante (y la equilibración). Piaget establece una importante distinción entre abstracción relfexionante y abstracción empírica (o simple). En la abstracción empírica, el niño se centra en una propiedad física determinada de un objeto e ignora las restantes . Por ejemplo cuando abstrae el color del objeto, simplemente ignora las otras propiedades como el peso y el material de que está hecho. En cambio, la abstracción reflexionante implica la creación de relaciones entre objetos como “iguales”, “distintos” y “dos”. Como se dijo antes, las relaciones no existen en la realidad exterior. A causa de esto, el término abstracción constructiva podría ser mejor que abstracción reflexionante puesto que indica que la abstracción es una verdadera construcción por parte de la mente.

Fuente: Juegos colectivos en la primera enseñanza. Constance Kamii y Rheta DeVries

 

Paula Lara Domínguez

Docente y traductora 

paulalaradominguez@gmail.com

(+34) 655301305

laratranslations.webnode.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s